¿Qué diferencia hay entre PERSONAS TÓXICAS

y MALAS COMPAÑÍAS?

Ahora se habla de personas tóxicas, que son todas aquellas personas que o bien nos quitan energía, nos desvían de nuestros objetivos, personas que enrarecen el ambiente…¿y las malas compañías?

Las malas compañías son esas personas tóxicas llevadas a su máximo potencial y, sobre todo, cuando no es que nos acompañen a nosotros, sino que lo hacen a nuestros hijos. Hoy vamos a hablar de eso.

Las malas compañías son todas aquéllas que desvían a nuestros hijos de lo que entendemos es el «buen camino»

Cuando era pequeño nos decían «no aceptes caramelos de desconocidos, que son droga». Salía de mi colegio realmente atemorizado por eso. Las malas compañías suelen tener un caldo de cultivo bastante genérico: en el colegio, en el instituto, en las discotecas, en los gimnasios, en todas partes. ¿Qué hacer? Veamos.


Hábitos

Notas que ha cambiado de hábitos

De repente, cambia de amigos

Cambia de aficiones

Su vestimenta empieza a cambiar

Aislamiento en su habitación.

Reacciones

Se enfada de repente ante un comentario

Se vuelve más intransigente ante ciertas situaciones

Cambio drástico a peor en las notas.

Se aleja

Se aleja de la familia

Evita compromisos familiares

Siempre tiene prisa por irse cuando estamos juntos

Nervioso ante la perspectiva de estar juntos


Olvídate de reaccionar como siempre

La reacción «tradicional» pasaba por unos gritos, algún que otro guantazo y castigo severo. Sé – seamos razonables – que es totalmente humano. La primera vez que pregunté a los padres cuántas veces habían pegado a los hijos y era más por desahogarse que por el castigo me pareció una pregunta brutal. Ahora lo pregunto de otra manera: ¿cuántas veces has pegado a tu hijo y después has pensado que no era para tanto y te has arrepentido? La pregunta cambia, pero el trasfondo es el mismo.

La cuestión es que cuando tenía diez años – yo diría que hasta los trece – eso en cierta medida es bueno, pero ahora ya tiene más de catorce años, en algunos casos tiene más cuerpo que nosotros y no es tan fácil (puede incluso ser agresivo). En estos casos, no debemos pensar que es tarde.

El mejor día para empezar a trabajar estos problemas fue hace diez años, pero el segundo mejor día es hoy, así que ponte manos a la obra.


Vamos a repasar algunos conceptos básicos y fundamentales de la programación neurolingüística que en este tema nos van a ayudar:

  1. No intentes decirle qué hacer, porque cualquier cosa que tú pongas en su realidad será prácticamente seguro descartada.
  2. La amígdala es nuestro cerebro más primitivo. Éste se encarga de ver si lo que se mueve enfrente es comida o amenaza. Cuando pierdes el control, muchas veces sufres lo que se denomina secuestro de la amígdala, es decir, se ha puesto a trabajar porque te veía en peligro. Apártate de la situación, respira hondo y no pienses. Sólo toma el control de nuevo.
  3. Cada problema tiene una solución. Si otros han podido recuperar a sus hijos, tú no eres menos. Ahora bien, la base es la comunicación y la persistencia.
  4. Las malas compañías se pueden dividir en dos tipos:
    • Aquellos que atraen por sus dotes de liderazgo – es decir, los admiran y por lo tanto les siguen.
    • Aquellos que hacen sentir a tu hijo parte de un grupo o incluso el lider, es decir, se sienten queridos y aceptados.

¿Qué podemos hacer?


Tenemos un evento en breve, pero por si lees esto cuando haya pasado o bien no puedes venir, te adelanto algunos consejos:

  1. Suelen ser más nocturnos que diurnos, así que no te cierres al hecho que pueda acostarse un poco más tarde. Lo importante es qué hace en ese tiempo.
  2. Busca momentos en los que puedas hablar con él.
  3. Cuando lo hagas, no interrogues para ver qué está haciendo. Eso surgirá a medida que hables. Interésate sinceramente por sus gustos (música, juegos, deportes, lo que sea) e intenta hacerlo con él (si es música, escúchala y pregúntale, si es deporte…¡¡ADELANTE, VALIENTE!!). Lo importante es que entres como invitado, no como inquisidor.
  4. Si se cierra, no golpees la puerta: intenta un poco cada día hasta que finalmente te abra el acceso a su mundo.
  5. Si hay un problema de drogas, sexo, etc, sería interesante que acudieras a un experto para que te guíe a ti primero, y después diseñar un plan de actuación. Intenta hacerle ver que lo primero es él, que la situación es pasajera y que tú siempre vas a estar a su lado.


Mentor de vida

Ponte en marcha

YA

Estoy esperando tus comentarios, consultas, etc. ya sea directamente en este artículo o bien escribiéndome a mimentor@mentordevida.com


Tagged as , , , , ,



Comments

Leave a Reply



Continue reading

Next post

Feliz Navidad


Thumbnail
Previous post

Malas compañías


Thumbnail


Please visit Appearance->Widgets to add your widgets here