Si…

Written by on 26/11/2019

Si…

Si atendemos a lo que pasó, sus fiebres nada más nacer que le provocaron según los médicos la epilepsia; su dificultad para aprender a hablar (a penas empezó a los cuatro años a pronunciar alguna palabra), su dificultad para los estudios, aquel coche que se la llevó por delante cuando era una adolescente, de cuyas heridas tardó años en curarse o el cáncer, coincidiremos con su madre que «nació para sufrir«

…si…

Pensamos que pese a sus problemas para estudiar – hoy seguro le habrían diagnosticado TDAH – y el hecho que las monjas quisieron expulsarla del colegio varias veces porque es tonta, pudo terminar los estudios básicos, completar FP I y  II para finalmente aprobar brillantemente su Diplomatura en Relaciones Laborales mientras trabajaba. Si pensamos que estudió inglés – lo que no soportaba – hasta el último momento de su vida o que pese a sus problemas de adaptación coleccionó amigos allá por donde pasaba, coincidiremos con muchos que fue una gran luchadora, una gran persona.

…si…

Aceptamos que era una viajera imparable, que siempre le faltaba tiempo para irse aquí o allá a conocer España (¡¡qué gran enamorada has perdido, España!!) o el extranjero, si recordamos que se negó a operarse de cáncer porque tenía programado el camino de Santigo esa fecha y que estuvo varios días sin hablar a su hermano porque le dijo a su médico «que se operaba y que realmente bromeaba cuando decía que no podía», reconoceremos que supo qué vida quería vivir y no dejaba que prácticamente nada ni nadie se la quitara.

…si…

Hablamos con todos los jefes que tuvo – mentía en su CV diciendo que había trabajado en tantos sitios para no parecer irregular – por su carácter siempre claro y lenguaje sin filtros, su incapacidad de aceptar las cosas porque sí y que sólo podía aceptar una verdad, la suya, entonces coincidiremos con sus padres y hermanos que era una persona de un carácter a veces difícil de llevar.

…si…

Pensamos en toda su obra social, su participación más que activa y comprometida en todo tipo de asociaciones (Víktor Frankl, parroquias hasta decir basta, proyecto madre…), coincidiremos con todos los voluntarios que era un ejemplo a seguir, de los que hace falta en esta sociedad si queremos cambiarla.

…si…

Pensamos en su obsesión por sus sobrinos, para cada uno tenía un mote, un piropo. Incansable con ellos, siempre cercana – algunas veces demasiado y le dolía que la espantaran como a una mosca – ella no era una tía, era una fan, era una ultra de su familia. No había nada más grande para ella y siempre la antepuso a sus amigos y a sí misma. Así, toda la familia coincidirá que era un nexo de unión duro, ardiente hasta quemar y sin mano izquierda o capacidad de autocrítica, pero amorosa hasta decir no puedo más.

Todo eso fue Mari Carmen Samper Cantos. Todo eso y mucho más fue. Tú decides con qué quedarte de su vida. Tú decides qué quedarte de tu vida.

Feliz Cumpleaños, ahora con Jesús.



Comments

Leave a Reply



Continue reading

Next post

Si…


Thumbnail
Previous post

Mi hijo adolescente


Thumbnail


Please visit Appearance->Widgets to add your widgets here